En julio de 2006 se recuperó este vehículo de un desguace de la capital, donde llevaba diez años tras ser descartado por el Parque Cementerio, que obtuvo el vehículo tras su baja el 31 de agosto de 1991.

El autobús sirvió de donante para la reparación de la unidad que tenemos actualmente preservada, y finalmente fue aprovechada por la EMT para la realización de un simulacro de incendio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *